viernes, 26 de agosto de 2011

**** A VTE****

Como te quiero a ti
a nadie quise en la vida
porque el querer de una madre
es, querer de otra manera.

Llegaste cuándo menos esperábamos
siendo niños aún
cambiaste nuestras vidas
teniendo qué renunciar
a una juventud aún no vivida.
Nunca te culpamos
fue decisión compartida.
Lo qué perdimos en juergas
qué a esa edad correspondía
fue suplido con tú cariño
para qué más recompensa.

Pese a tú enfermedad
qué fue larga agonía.
Contando sólo tres años
tres meses te dan de vida.
Te llevamos a muchos médicos
por casa los hospitales
buscando siempre remedio
a tú enfermedad maldita.

Recurrimos a curanderos
aunque en ellos no creíamos
pero la desesperación
está, aún paso de la locura.
Queríamos curar tus males
de la forma qué fuera
nada nos detenía buscando tú salvación
en ello nos iba la vida.

El dinero qué ganaba
antes de entrar ya salia.
Tú madre no trabajaba
debía estar a tú lado
necesitabas cuidados
fuera noche fuera día.

Tuve qué pedir prestado
tanto amigos como extraños
llegando a la banca rota
¿Pero eso qué importaba?
Todo gastado en médicos
y, el resto en botica.
Sólo pensábamos en salvar tú vida
vencer, esa, enfermedad maldita.

De nada tienes la culpa
el destino es quien domina.
Nunca nos arrepentiremos
de verte dado la vida
aunque la nuestra cambiaste
nos diste más qué pedías.

Pronto cumplirás años
llenos de penas y alegrías
y, pensar qué solo tres meses daban de vida.
No sé cuantos más
disfrutaremos de tú compañía.
Damos gracias a Dios
más rezamos cada día
que sí tiene qué elegir
aquí tiene nuestras vidas.

Todo lo soportaremos
por duro qué sea el calvario
todo menos perderte
eso, no lo soportaríamos.

Hoy hace ya años
tres meses te daban de vida.