martes, 1 de julio de 2014

¿QUÉ CRUZ LLEVAS TÚ?

                         
Hay cruces la de madera otras de hormigón que uno arrastra en la vida, porque todos en la vida llevamos una cruz. La primera es de los privilegiados que pasan las mínimas penurias, que no tienen enfermedad, ni problemas de dinero, viven casi de espaldas a cruda realidad en su mundo sin girar la vista atrás, ven a los marginados como una peste que buscaron esa vida, como si uno pudiera elegir cuál es su destino al nacer. Solo se preocupan de que los suyos, ni si quiera piensan que todos somos personas concebidas y paridas de la misma manera, la única diferencia que ellos nacieron en la abundancia, y los otros como ellos llaman inferiores en familias sin recursos, solo esa es la diferencia solo esa y nada más.
Pero de pronto un mal día la vida les da un revés, y es cuando se dan cuenta que su dinero no les sirve para esta adversidad que les pone al mismo nivel que a esa gente que hasta ahora les era indiferente, la que despreciaban por no estar a su altura, es decir gente vulgar.
Su cruz se vuelve de hormigón y les pesa mucho más que a la gente que desde que nace están acostumbrados a llevar. Viven en sus propias carnes lo que hasta ahora solo era cosa de esas invisibles gentes que ni si quiera le miraban al pasar, e incluso evitaban contactar con ellos por los que dirán los de su misma clase alta, o quizás debería decir hipócrita, de vida vacía y vulgar.
Hoy comparten en la misma sala los goteros y tratamientos para la dura enfermedad que no sabe de estatus social, ni es de ricos ni de pobres solo es la parte más dura de la vida, de los que unos salen y otros se van.
Pierden todo el orgullo, toda su vanidad, incluso si se salvan ya nunca jamás volverán a llevar la vida apartados de lo que llamaban gente fracasada, que nacieren para ser sus esclavos, o en el mejor de los casos criados pagados.
Les entran los miedos de no ver crecer a sus hijos o nietos, los miedos de que la muerte le aceche, de lo que perdieran en su triste vida por el siempre hecho de no mirar atrás, de que de nada les sirve el dinero que no les costó de ganar, y que las mejores posesiones son el amor hacia los demás. A nadie le deseo que su cruz  sea de hormigón, pero a mucha gente privilegiada que no esperen a que la vida se le quiebre para ser humanos, y respetar a los que no nacieron en la abundancia, porque cuando la vida termina todos nos pudrimos igual.

                                                       VRuescas / 15.06.2014.-       
        
    

          

¡SOLO LOS BUENOS RECUERDOS!

Al despertar y cuando iba a besarle note su cuerpo frío e inerte, solo hacia unas horas que regazábamos de pasión entre las sábanas blancas. Sentí tanto dolor que mi cuerpo quedó paralizado, mi mente se bloqueó y mi mirada quedo fija en la persona amada. No me pude despedir de lo más que quería, el destino me robo sin avisar, dejándome sin  poder darle un beso de despedida.
Hoy solo me queda las fotos y todos los buenos recuerdos, los malos si los hubo no los quiero en mi pensamiento, porque en toda relación hay luces y sombras, estas últimas la dejare fuera de mi memoria. Cuando me llegue mi hora partiré con alegría porque volveré a ver a ti mi amor, que era lo que más quería.


                                                  VRuescas .-  20.06.2014.