sábado, 1 de julio de 2017

CUANDO YA NO QUEDA VIDA

A esta altura de la vida, no estoy para privarme de nada. Una buena comida, un buen viaje, amor y amistad solo para quien la merezca. Y al que quiera joderme mandarlo a la mierda. Y mis penas que son muchas, sobre todo por ti mi niña, como las pocas alegrías, se irán conmigo a la tumba. Que nadie me ponga rosas sobre mi lapida fría, porque ya en vida me clave muchas espinas de esa mala sangre mía. A esta altura de la vida que perdí lo más quería, solo maldigo una cosa, verte dado la vida.

                                          Vruescas/ 12.06.2017.- A mi niña